MESAS DE COCINA: Elige la tuya

UNA MESA PARA CADA COCINA

Aunque te puedas permitir el lujo de destinar una habitación de tu casa al comedor, sin duda para las casas de hoy en día y para las comidas de diario la solución más eficaz es destinar una zona para comer en tu cocina. Una opción muy cómoda que nos ahorra tiempo y trabajo. Si quieres aprovechar al máximo el espacio y buscas la solución que más se adapte a tus necesidades, presta atención a estas sugerencias: seguro que te van a ser muy útiles.

COCINAS MUY ESTRECHAS

Todo depende del uso que vayas a hacer pero para desayunos y cenas, la opción más acertada sería colocar una barra pegada al trozo de pared libre, para poder guardar unos taburetes bajo ella y dejar libre la superficie de paso fuera del horario de comidas. Un truco: coloca taburetes con un pequeño respaldo, así aunarás funcionalidad y comodidad.

¿MESA PLEGABLE… O NO?

Las mesas plegables son ideales para las cocinas más reducidas. Puedes optar por una plegable del todo (patas incluidas) para hacerla desaparecer cuando no la necesites, o por los modelos con el sobre de la mesa abatible. Los dos modelos te permiten aprovechar un espacio que puede ser vital en tu cocina cuando están plegadas. Tú eliges, pero antes de decidirte por una con patas también plegables te recomendamos que la pruebes porque algunos modelos pueden resultar algo inestables…

LA SUPERFICIE DE LA MESA

Hay infinidad de materiales para elegir. Sin duda, una opción económica y recurrente son los materiales plásticos: fáciles de limpiar y resisten muy bien las manchas de comida. Recuerda no apoyar objetos muy calientes porque se funden. El cristal es una alternativa para las cocinas más modernas, tiene un toque contemporáneo y da sensación de amplitud. Los materiales nobles como mármol o maderas de calidad combinan muy bien en las cocinas de estilo romántico o tradicional. Nunca coloques estos materiales sin pulir o barnizar ya que al ser porosos absorben las manchas y no te podrás deshacer de ellas.

MAS PATAS = MENOS COMENSALES

Seguro que más de una vez te ha tocado sentarte en el lugar de una pata, incomodo ¿verdad? Pues eso en una mesa reducida se traduce en un comensal menos, por eso comprueba la disposición de las patas antes de comprar tu mesa. Lo ideal serán las patas colocadas justo en los vértices de la mesa, o las mesas con un solo pie central. Las patas en aspa o en tijera cortan mucho el espacio bajo el sobre por eso es mejor dejar estos modelos para otras estancias de la casa.

SUPER-PRÁCTICO: IDEAS DECORAE.COM

Si lo que necesitas son más huecos para almacenar, tienes mesas con pequeños cajones escondidos a modo de escritorio para guardar manteles, servilletas, etc.
Combina las telas de los estores o cortinas con el mantel para tu mesa y coloca una superficie adaptable de metacrilato encima para poder comer sobre el todos los días.
Si tu cocina es pequeña y quieres aprovechar tu mesa como superficie de trabajo adicional elige un material limpio y resistente, como el mismo que en el resto de la encimera. Una opción muy chic: una superficie de baldosas pequeñas o de mosaico.
Atrévete a reciclar. Un escritorio clásico o una mesa de comedor que se ha quedado pequeña pueden convertirse en una opción. Sólo tienes que darles un toque más informal, pintándolas de un color animado o cambiando los tiradores.
Si tienes niños, coloca una encimera de cristal encima del sobre de la mesa. Bajo ella, introduce dibujos, fotografías, postales… Les entretendrá mientras comen, y los puedes renovar regularmente.
¿Rincón de trabajo? Si dispones de poco espacio en casa, organiza con tu portátil y un carrito de ruedas para el material de escritorio una mini-oficina en la mesa de tu cocina.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>