CEMENTO PULIDO…DESCUBRE SUS SECRETOS

CEMENTO PULIDO EN EL SALÓN Y EN EL DORMITORIO

El cemento pulido cada día gana más enteros para convertirse en el suelo de moda. Si estás pensando en poner este material en tu casa pero no estás muy seguro, decorae te trae todas las respuestas para que hagas tu mejor elección.

1. Cuando es mejor instalarlo

Lo primero que debes tener en cuenta es que es un material constructivo en bruto, y por tanto no tiene la calidad de otros revestimientos como el barro o la madera. Es ideal para colocarlo cuando se quiera conseguir ambientes no convencionales o para unificar espacios.

2. Mejor en obras nuevas o rehabilitadas

Si quieres poner este material en obras nuevas, tienes que tener en cuenta que se adapta mejor a espacios amplios, de techos altos y con mucha luz natural. Para rehabilitaciones, es un material ideal para nivelar suelos deteriorados, o como base neutra.

3. Estilos que mejor combinan

El estilo estrella para este revestimiento es sin duda el rural, aunque también sirve de base para los estilos minimalistas , ambientes espaciosos y para muebles reciclados o piezas contemporáneas.

4. Tipo de cemento que se emplea

El mortero básico es una mezcla de cemento y arena. Para hacerlo más resistente le incorporar un mallazo de obra. Para evitar fisuras, se colocan unas juntas de dilatación, pero aún así no se puede asegurar que no aparezcan fisuras.

5. El color

Estos suelos pueden colorearse sin problema. Lo que se suele hacer es agregar a la mezcla base piedras calcáreas molidas del color deseado, seleccionando el tipo de arena, o incorporando pigmentos minerales. También se pueden utilizar pinturas especiales para suelo, pero no crean el mismo efecto.

6. Mantenimiento

Para un cuidado diario, este suelo sólo necesita una fregona bien escurrida, una aspiradora para quitar el polvo, y cera. No es conveniente utilizar productos para el suelo, dado que pueden aparecer manchas imprevistas.

ILUMINACION y MUEBLES: Trucos que no fallan

ILUMINACION y MUEBLES

Si eres un maniático de la iluminación y no puedes vivir sin unas velas, una lámpara o unos focos que iluminen el salón, el recibidor, el dormitorio o tu lugar favorito de la casa…¡no te pierdas este reportaje del que sacarás muchas ideas!

1. Si es posible utiliza bombillas de bajo consumo. Son algo más caras, pero en poco tiempo amortizarás la inversión.

2. A la hora de iluminar una mesa de comedor, guíate por su forma. Para las redondas o cuadradas, nada mejor que una lámpara cónica o de brazos. Para mesas rectangulares u ovales, son perfectas dos lámparas simétricas o una con pantallas en línea.

3. ¿Qué potencia utilizo? En general, 100 vatios son suficientes, salvo que la iluminación esté indicada para un uso específico.

4. Para iluminación cenital (desde el techo), bien sea lámparas o focos, ten en cuenta que lo ideal es que como mínimo quede un metro de distancia entre el foco de luz y la altura de los ojos de las personas. Por ejemplo, en una mesa de comedor, la lámpara no podrá estar colgada a menos de un metro de los ojos de los comensales.

5. Para estudio o lectura, lo óptimo es combinar una iluminación cenital adecuada con un refuerzo de lámpara de pie o sobremesa situada siempre entre la persona y el libro u ordenador, nunca detrás de la persona.

6. Las pantallas que mejor dejan pasar la luz son las de tejidos naturales, papel, rafia y ratán. Conjugan luminosidad con calidez.

7. Atención a las bombillas incandescentes. Tienen la ventaja de que en función del tono que elijas conseguirás un tipo de luz más o menos cálido, pero consumen mucho más que una bombilla tradicional.

8. Las luces halógenas proporcionan una luz intensa y duran mucho, pero desprenden un calor que puede resultar muy incómodo en verano.

9. Evita la iluminación por fluorescentes en el baño: es una luz muy poco favorecedora, y aunque consume poco en general, este ahorro es mucho menor si se encienden y apagan con frecuencia.

10. Ten en cuenta que las luces amarillas atraen menos a los insectos que las blancas. Si a pesar de ello tienes problemas con mosquitos o polillas, existen bombillas específicas que resultan invisibles para ellos.

ILUMINACION y MUEBLES: 10 errores que debes evitar

ILUMINA BIEN LOS MUEBLES

Al iluminar la casa y los muebles del salón, el recibidor o el dormitorio casi siempre cometemos los mismos errores. Para evitarlos, hemos consultado con nuestro equipo de decoración, y nos han contado los diez puntos en los que fallamos con más frecuencia… y cómo evitarlos. Toma nota, porque una iluminación adecuada es el primer punto para una decoración acertada.

1. RECIBIDOR CON LUCES CEGADORAS, MOLESTAS Y FRÍAS.

Los recibidores no son lugares de trabajo: se trata de una zona de paso, en la que la primera impresión cuenta. Por ello la luz debe ser cálida. No apuestes por los focos halógenos, e inclínate por los apliques y lámparas de pie. Para completar la decoración, si la iluminación es insuficiente, apóyate en una lámpara de sobremesa.

2. FOCOS ENCIMA DEL SOFÁ QUE DESLUMBRAN AL SENTARSE.

No se deben colocar focos encima de los sofás: es inevitable que las personas que se sientan bajo ellos se sientan deslumbradas. Además, crean un clima frío. Sustitúyelos por lámparas de pie con pantalla y de sobremesa (de 60 w si son bombillas y de 50 w si son halógenas).

3. DEMASIADA LUZ EN EL SALÓN.

Suele ocurrir por el abuso de los focos halógenos, más indicados para pasillos. Si ya los tienes instalados, incorpora varias fases de encendido e incluso potenciómetros para regular la intensidad de la luz y destacar diferentes zonas del salón. Añade lámparas pequeñas de luz cálida en rincones clave. Lo ideal, si aún estás a tiempo es utilizar lámparas de pie dirigidas al techo o apliques en las paredes.

4. UNA LIBRERÍA OSCURA Y PESADA.

Una librería de madera oscura y cargada de libros pesa mucho en el ambiente y resta luminosidad. Necesita luz puntual. Conseguir esa luz no es nada difícil: instala una serie de focos halógenos de baja intensidad, o focos empotrados en el techo, o uno bañador de pared. Trata de que queden iluminados todos los estantes, resulta antiestético iluminar unas estanterías si y otras no.

5. LÁMPARAS DIRECTAMENTE COLGADAS SOBRE LA CAMA.

¿Para que sirve una lámpara sobre la cama? Se trata de una luz general pero que siempre deslumbra. Lo ideal sería colgar varios apliques en las paredes o plafones en el techo, para repartir la luz por toda la habitación. Para la creación de un clima cálido, son imprescindibles lamparitas sobre las mesillas o dos lámparas de techo colgadas muy bajas sobre las ellas. No olvides poner interruptores conmutados.

6. LUZ EXCESIVA SOBRE LA MESA DEL COMEDOR.

Ocurre si la lámpara está muy baja o demasiado alta: produce deslumbramiento en los comensales. Lo perfecto es que la bombilla se encuentre a una distancia entre 60 y 80 cm., y que no se vean sus filamentos. Utiliza bombillas incandescentes, las halógenas son duras y dan calor. En una mesa rectangular lo ideal seria que la lámpara fuera alargada, pero sino lo es así, cuelga dos lámparas. Si es redonda utiliza un modelo circular. Los focos no van bien, ya que si el haz es amplio deslumbrará a los comensales y si es pequeño no iluminará toda la mesa.

7. FRÍOS FLUORESCENTES PARA ILUMINAR LA COCINA.

La idea de instalar fluorescentes porque consumen poco no es recomendable. Sustitúyelos por focos halógenos o incandescentes. Ilumina la zona donde se vaya a trabajar con linestras debajo de los armarios altos.

8. SOMBRA Y POCA LUZ EN EL ESPEJO DEL BAÑO.

Para la iluminación del baño se suelen utilizar con acierto focos halógenos. Así se consigue una iluminación homogénea.
Entre los errores más frecuentes se encuentra el iluminar el espejo. Colocar linestras o bombillas incandescentes a ambos lados del espejo, y evitar que la luz de dichos focos ilumine la encimera.

9. UN PASILLO TEATRAL CON LUCES Y SOMBRAS CONTRASTADAS.

Si se ilumina el pasillo utilizando focos halógenos empotrados, puede ocurrir o que este muy iluminado o que se creen antiestéticos contrastes entre luces y sombras, creando un ambiente teatral. Para corregirlo, coloca unos apliques laterales que iluminaran hacia el suelo si los techos son muy altos, o al techo si son muy bajos. También puedes utilizar focos, pero sólo los de haz amplio (de 16ª 20 cm. de diámetro).

10. UNA ZONA DE ESTUDIO CON UNA LÁMPARA PUNTUAL.

¿No es cierto que casi siempre se centra la iluminación en la mesa de estudio, y el resto del espacio crea una sensación de penumbra? Para trabajar cómodamente la luz general es básica. Optar por una lámpara de techo. En la mesa de trabajo se necesita una luz puntual como la de un flexo, con una bombilla de unos 100 w. Refuerza algún punto de la habitación una lámpara de sobremesa o de pie con pantalla, para crear una luz cálida y ambiental.

Decorar tus muebles con flores

COMBINA MUEBLES CON FLORES

Agudiza el ingenio, no todo es ir a una tienda de muebles y decoración y comprar todos los accesorios que mejor combinen con tu casa. Dentro de ti hay un pequeño decorador implorando por una oportunidad, y este es el momento. Atrévete a decorar tu casa con flores…cualquier lugar es bueno para poner una flor en tu vida.

1. Flores en el paraguas

Todos tenemos por ahí, dentro del armario ese paraguas tan grande que nuestra abuela nos regalo y que nunca le hemos sacado partido. Pues bien, a partir de ahora, lo vamos a convertir en el macetero más cool e innovador que nunca hayamos visto. En el recibidor de tu casa o en una esquina del salón prueba a poner el paraguas a modo de jarrón. Coloca en su interior hojas de las flores que más te gusten, y ten en cuenta que cuanto más largo tenga el tallo, mejor.
Ya verás como el nuevo uso de tu paraguas hará que tu casa cobre un aire desenfadado, moderno, y lleno de color y vida.

2. Jarrones de cartón

El cambio climático ya está aquí, y una de las cosas que nosotros podemos hacer para contribuir a parar su avance, es reciclar. Coge todas esas cajas de cartón que te han sobrado de la mudanza, o esas que tienes en el trastero guardando el polvo, y construye con ellas unos jarrones personalizados. Es muy sencillo, forra las cajas con papel de colores divertidos, con dibujos que te gusten, o con fotos antiguas para darle un aire vintage. Puedes forrar cajas de varios tamaños y hacer una composición con ellas, colócalas encima de una mesita, o un rinconcito de tu casa. Si quieres un consejo, que sean duraderas y no se marchiten fácilmente.

3. Flores y fruta…que gran combinación

En la naturaleza podemos encontrar todos los colores que queramos y necesitemos, sólo hay que saber buscar. Por eso te proponemos que le des a tu casa un toque de luz y color combinando las flores…con la fruta.
Elige un florero de cristal, o transparente, y luego decide que colores le van mejor a la estancia que vas a decorar. Pon como base del florero la fruta. Esta para que quede mejor tiene que ser pequeña, por ejemplo, peras de San Juan, unas ciruelas, cerezas, albaricoques…etc. Una vez que tenemos ya la base con la fruta, ponemos las flores que más combinen y listo. Luego es importante que rellenes el jarrón con agua hasta arriba para conservar mejor nuestra obra de arte.

4. Flores en la mesilla

Vale ya tienes decorada tu casa, pero sientes que falta algo…te falta color, alegría, luz, vitalidad…!!
Si esto es así, nosotros tenemos el remedio. Abre el cajón de tu mesita, si, si, esa mesita que tienes para apoyar la lámpara, y llénalo de flores. Tienes que hacer que el cajón rebose flores, rebose color y buenas vibraciones. Esta técnica de decoración es ideal para los días especiales en los que quieres dotar a tu casa de un aire fresco e innovador.

REDECORA TU SALON

RENUEVA LA IMAGEN DE TU SALON

Si necesitas renovar la imagen de tu salón, y no estás por la labor de cambiar tus viejos muebles en decorae.com tenemos la solución. Una serie de trucos que conseguirán lo que estás buscando sin necesidad de invertir mucho dinero. Porque muchas veces los pequeños detalles son los que marcan la diferencia, apúntate a los consejos que te damos y conseguirás ese nuevo aire que estabas buscando. En decorae los muebles de salón son baratos, las ideas que te damos son gratis y tu imaginación no tiene precio.

EMPEZANDO POR EL SUELO

Una alfombra puede cambiar radicalmente la imagen de tu salón. Bien frente al sofá, o debajo de la mesa de comedor, una alfombra actual te ayuda a vestir más una estancia a la vez que le aporta tu sello personal.

Todos los estilos y materiales valen, te recomendamos los estampados geométricos en alfombras de lana, y sobretodo las más asequibles en fibras naturales y las de lamas en acabado madera.
Son ideales si tu suelo es de terrazo, porque restan frialdad visual, y recuerda que en un suelo de madera además de protegerlo te ayudan a disimular las manchas y marcas por el roce que tienen estas zonas de más uso.

RECURRE A DETALLES ASEQUIBLES

Sin duda la mejor opción para renovar la imagen de tu salón son los pequeños detalles que tanto dicen de ti y de tus gustos.
Cambia los pequeños accesorios como marcos de fotos, posavasos y ceniceros, recordando que en la variedad está el gusto (nunca elijas todo en el mismo estilo y colorido).

Decídete a comprar esa lámpara que tanto te gusta y saldrás ganando. Una grande con la pantalla entelada es una buena solución, tanto de sobremesa como de techo. Y aunque no las enciendas recuerda que las velas, de todos colores y tamaños dan un aire muy cuidado.

En cuanto a los cuadros, lo más actual es apoyarlos en muebles o repisas en lugar de colgarlos y mucho mejor si son sin enmarcar. Amplía una de tus fotos preferidas (incluso cámbiala a blanco y negro) y con un marco grande pero sencillo llenará un hueco en tu estantería o en ese sitio que no sabes qué poner llenándolo de estilo.

Y LOS PUNTOS FUERTES…

Y si quieres algo distinto, elige simplemente una de nuestras propuestas clave, acertarás seguro:
- Las sillas de comedor originales aportan el toque “cool” que requiere tu salón. Pero si lo que quieres realmente es “romper” con todo, atrévete con el color. Te recomendamos que sin gastarte mucho dinero, por supuesto, te atrevas con unas sillas de comedor baratas en color rojo que darán el punto transgresor que buscas.
- Separa el ambiente del comedor del resto con un biombo en madera o entelado.
- Coloca sobre el sofá fundas o plaids para cambiar su imagen sin tener que retapizar, a la vez que los proteges.
- Renueva puertas y rodapiés con una simple capa de pintura, te recomendamos el blanco total.
- Sustituye las cortinas en ventanas por estores, si te cuadran los ya confeccionados muchísimo mejor.

Claves para decorar… EL SALON

EL SALON

El salón es sin duda la “habitación” estrella de la casa. Sin embargo, a la hora de decorarla no siempre le prestamos la atención que merece. Antes de “lanzarte a la aventura” y caer rendido ante una mesa de comedor de diseño o unos comodísimos sofás, estas pistas pueden resultarte muy útiles para planificar como amueblar tu salón.

PLANIFICAR LA DISTRIBUCIÓN

Piensa en qué usos vas a dar a cada zona (comedor, zona de estar, rincón de trabajo…) y si lo tienes claro trata de separarlas mediante los elementos estructurales (tabiques, suelos, pintura).

Elige un eje para articular toda la distribución en torno a él. Por ejemplo, un pilar, una pared, el mirador, la chimenea… Trata de distribuir las diferentes piezas a partir de este punto, y articula la decoración del salón alrededor de este eje. Será un excelente método de trabajo y dará coherencia a la estancia.
Ten en cuenta las distancias mínimas que deben siempre respetarse y bajo ningún concepto te las saltes: 90 cm. para zonas de paso, 60 cm. entre el sofá y la mesa de centro, y 80 cm. para apertura de puertas y ventanas.

DOS CLAVES: LA LUZ Y EL ESPACIO

Intenta aprovechar al máximo la luz natural de la que dispongas. Para ello, coloca los muebles de manera que obstaculicen lo menos posible la entrada de luz por las ventanas. Para el área más cercana a la misma, elige piezas bajas y poco voluminosas.

Si tu espacio es limitado, sácale el máximo partido. Diseña una zona de “estar” con sistemas modulares adaptables, como rinconeras o módulos con chaise-longue. Si optas por dos sofás, la distribución que mejor aprovecha el espacio es la tradicional en forma de “ele”. El espacio para comer es importante, busca mesas de comedor baratas que se adapten a tu espacio y decoralas con manteles luminosos. Otra opción son las mesas de comedor con cristal que proporcionarán luminosidad a la estancia

No siempre el problema es la escasez de metros. A veces un salón demasiado grande nos puede causar cierta sensación de “desamparo”. En estos casos recurre con generosidad a las telas, y escoge tapizados con grandes estampados que aportan intimidad.

MÁS TRUCOS…

Ten en cuenta que todo el espacio de almacenamiento que preveas será poco. Piensa en colocar baúles en la trasera del sofá, armarios bajos debajo de la ventana, grandes cestos en la mesa de centro…

Si no has podido delimitar las zonas del salón con elementos estructurales o de obra, trata de hacerlo mediante la decoración: una alfombra, el color de las telas o los propios muebles pueden servirte perfectamente para separar ambientes.

En el caso de que coloques muebles altos sobre una pared, puedes tratar de equilibrar visualmente ubicando en la pared de enfrente elementos verticales, como una lámpara de pie, o varios cuadros o espejos del suelo al techo.

En cuanto a la iluminación, potencia la luz indirecta y no abuses de los halógenos. Proporciona una sensación mucho más agradable visualmente y es más confortable para nuestros ojos.

Sacar partido al SALON

ELIGE BIEN LOS MUEBLES Y SACA TODO EL PARTIDO AL SALON

La habitación clave de la casa, el salón, es muchas veces la más difícil de amueblar y decorar. Pocos metros y muchas funciones dificultan la distribución correcta. Eligiendo bien los muebles, con una iluminación adecuada y siguiendo estos consejos, te resultará más sencillo sacar todo el partido a tu salón.

PRIMER PASO: DISTRIBUYE CON CABEZA

Como premisa básica, menos en más. No cuentes con más muebles o elementos de los que “racionalmente” caben en el salón. Ten en cuenta que siempre estarás a tiempo de añadir nuevas piezas. Es más agradable, confortable y estético un salón que “respire” que uno abigarrado de muebles.

Escoge la zona más luminosa para colocar el área de “estar”. Depende del espacio con el que cuentes, puedes colocar en la misma tres sofás en forma de “U”, dos en forma de “L” o uno de rincón o con chaise-longue. Procura que las traseras de los sofás queden apoyadas en la pared. Unos puffs auxiliares sirven como plazas de asiento adicionales y ocupan poco espacio visualmente.

La mesa de centro puede ser rectangular, cuadrada (para la disposición de sofás en forma de “U”) o con formas originales, busca alternativas a lo tradicional, seguro que encuentras una mesa de centro barata que de ese toque que buscas en tu salón. Otra buena idea es colocar dos o tres mesitas cuadradas continuas, de forma que puedas utilizarlas también como mesas auxiliares. En cualquier caso ten en cuenta que entre el sofá y la mesa de centro debe quedar un espacio mínimo de 65 cm y máximo de 85 cm.

A la hora de distribuir los muebles despeja por completo las zonas de paso y puertas. Entre cada mueble “exento” deben quedar al menos 40 cm. de paso. Si colocas alguna pieza auxiliar junto al sofá (por ejemplo, una mesa), que ésta nunca sea más alta que el propio sofá.

SEGUNDO PASO: APROVECHA EL ESPACIO

Aprovecha el espacio de la mesa de centro, eligiendo un modelo que te permita colocar bajo ella puffs, que tenga revistero…. Puedes sustituirla por un arcón o baúl.

Para sacar todo el partido posible al espacio disponible, elige muebles auxiliares bajos (vitrinas, librerías, cómodas…). No cortan visualmente la perspectiva del sofá. Y si no tienes espacio para la librería “convencional”, coloca unas baldas de obra o madera en la pared. Son ligeras y muy prácticas. Para darles más calidez puedes completarlas con grandes cestos de mimbre. Si optas por colocar una librería decídete por una librería moderna, elige un modelo con el fondo claro o sin trasera (en este caso puede servir para delimitar ambientes).
Otra solución para aprovechar el espacio y gastarte muy poco dinero es olvidarte de la librería y colocar una mesa de televisión barata que te devolverá la amplitud que necesita tu salón
A la hora de elegir colores y materiales, ya sabes que cuanto más claros sean los tonos elegidos, mayor sensación de amplitud obtendrás. Opta por muebles de cristal o forrados de espejo (están a la última), y mézclalos sin miedo con materiales naturales como la médula o el ratán.

TERCER PASO: ILUMINA ADECUADAMENTE

Buscamos una luz acogedora y confortable, no iluminar un estadio de fútbol. Utiliza una o varias lámparas de pie o halógenas regulables de 300 w: ofrecerán una luz potente pero indirecta. Compleméntalo con varios puntos de luz en forma de lámparas de sobremesa, colocados sobre muebles auxiliares y preferiblemente cerca del sofá. A la hora de colocarlas comprueba que no reflejen en la pantalla de la televisión.

La librería se puede iluminar con focos dirigidos a la parte superior, empotrados en el techo. No coloques demasiados, un cada 50 cm. será suficiente. Y si quieres resaltar algún elemento en concreto, como una antigüedad o un cuadro, opta por un foco de superficie con bombilla halógena pero no lo orientes de lleno al objeto, proyéctalo unos centímetros por delante del mismo.

Para crear un rincón de lectura, te aconsejamos que coloques junto a la butaca (no detrás de la misma, porque se producirán sombras), un lámpara de pie orientable con bombilla incandescente. Con 100 w. de potencia será suficiente.

Las DIEZ CLAVES del salon

¡SACALE TODO EL PARTIDO A TU SALON!

Nuestro equipo de decoradores y estilistas han preparado este decálogo: una guía con diez puntos básicos que te resultará muy útil a la hora de decorar tu salón. Sigue estas indicaciones y verás que fácil es conseguir un espacio cómodo, habitable y bonito.

SALONES PEQUEÑOS….

Los salones pequeños tienen vocación “multifuncional”: el mismo espacio se utiliza para diferentes usos. Elige muebles ligeros y fáciles de mover, para adaptarlos mejor a la actividad de cada momento. Pufs, butacas o mesas nido, por ejemplo, son fáciles de añadir o apartar si necesitas más zona de asientos o ganar metros. Coloca mesitas auxiliares junto a los sofás: serán más prácticas si tienen baldas o cajones inferiores. Un salón ordenado siempre se ve más amplio. Planifica espacio para guardar, con estantes a medida sobre el sofá, en un rincón o una estructura tipo puente rodeando el sofá. Son prácticos los baúles, los cestos de fibras y todos los auxiliares con cajones.

…Y SALONES GRANDES.

Probablemente no sea tu caso, pero decorar un salón grande también tiene sus pegas. ¿Cómo evitar la sensación de “desangelado”? Si el salón es alargado, la mejor elección son dos sofás en “L”. En salones cuadrados puedes distribuir los asientos en “U”, con dos sofás en “L” y dos butacas. Si el salón es ancho puedes situar los sofás enfrentados, en paralelo, y aprovechar la pared que queda libre para colocar una gran librería.

LAS DIEZ CLAVES DEL SALÓN

PLANIFICA, PLANIFICA, PLANIFICA…

Antes de pintar las paredes, comprar muebles o levantar el parquet viejo, piensa cómo vas a distribuir tu salón. Valora su uso principal y las actividades que harás en él: el número de personas que habitualmente lo utilizaréis, si lo vais a emplear también como comedor habitual o sólo esporádicamente… Apunta las necesidades reales que tienes al respecto, y trata de que la distribución cubra básicamente esas necesidades ¡Cuántas veces nuestros decoradores se han encontrado con clientes lamentando haber puesto inmensas mesas de comedor que monopolizan el espacio del salón pensando sólo en la cena de nochevieja!

¡CUIDADO CON LAS MEDIDAS!

Ten en cuenta que un salón despejado y con espacio libre siempre se ve más amplio, con independencia de sus dimensiones reales. Respeta unas medidas mínimas para las zonas de paso (85 cm), coloca las librerías y muebles altos siempre pegados a las paredes, de forma que no corten la perspectiva visual.

LUZ NATURAL… O NO.

Si es posible ubica el estar junto a alguna ventana, y si tienes terraza, distribuye el salón de forma que mire a ella, sin obstaculizar con muebles la entrada de luz. Ganarás amplitud y luminosidad. Para iluminar tu salón combina focos empotrados (nunca en exceso) con lámparas de pie o sobremesa auxiliares, que aportarán calidez. No olvides colocar una pequeña luz junto al televisor: evita reflejos en la pantalla.

¿POR DONDE EMPIEZO? ¡POR EL SOFÁ!

Por sus dimensiones, es la pieza que condicionará el amueblamiento de toda la habitación. Si el salón es pequeño opta por un solo sofá apoyado en la pared más larga: así el ambiente se verá más despejado. Si lo colocas delante de una ventana o de la puerta de la terraza, deja al menos 90 cm. para poder abrirlas cómodamente. Haz tus cálculos: un sofá de dos plazas mide de 160 a 180 cm. y uno de tres, unos 220 cm. Una butaca ocupa unos 80 cm. de ancho. Para estar cómodo, entre los asientos y la mesa del centro deja 45 cm. libres. Si enfrentas dos asientos, deja entre ellos 150 cm.

LA MESA DEL CENTRO…

Un error “de estilo” recurrente: elegir la mesa de centro en el mismo material que la librería. ¡Nunca! Los contrastes funcionan mejor, mesas de centro baratas con formas divertidas, y como pauta general, los materiales ligeros (cristal, metacrilatos de color, fibras naturales…) son más adecuados para estas piezas auxiliares llamadas a “rotar”. Lo ideal es que mida un metro menos que el sofá. Si tienes un solo sofá, lo mejor es una mesa estrecha o dos pequeñas. Si colocas dos sofás en “L” opta por una mesa rectangular, y en espacios amplios con sofás en “U”, una cuadrada (120 x 120).

… Y LA LIBRERÍA

Tú decides: si dispones de suficiente espacio y presupuesto, puedes planificar una librería a medida; en caso contrario optar por una modular (hay excelentes propuestas en el mercado). Recuerda: estantes de más de 3 cm. de grosor y 30 cm. de fondo para alojar libros. Y si se trata de una librería de varios cuerpos, éstos no deberán superar los 90 cm de ancho, pues de lo contrario será necesario reforzarlos.

LA QUIERO: UNA ZONA DE LECTURA

Si REALMENTE te cabe y REALMENTE la vas a utilizar, puedes crear un rincón de lectura o de estudio. Bastan unos 2 metros cuadrados, y debes contar con una butaca, una lámpara de pie, un revistero y una mesita. Si es posible, ubícala cerca de la ventana. Cuánto más ligera o desplazable sea la butaca, más sencillo te resultará incorporarla, en caso necesario, a la zona de estar o televisión.

¿DÓNDE COLOCO LA TELE?

¿Te has fijado en que en las casas que aparecen en las revistas de decoración casi nunca aparecen televisiones? Y no es porque sus propietarios sino porque las estilistas las ocultan para las sesiones de fotos. Conclusión: no hay secretos. Si quieres una solución estética, nada como una pantalla de plasma en una salón de diseño minimal. La otra alternativa (la realista) es colocarla en la librería o en un carro auxiliar, lo más discreto posible. Un buen truco para saber a que distancia debe quedar el aparato en relación al sofá es dividir las pulgadas de la pantalla entre 10. Así, si el televisor es de 28 pulgadas, debe quedar a 2,8 m.

ESPEJOS que decoran muebles

DECORAR MUEBLES CON ESPEJOS

Pronto lo verás forrando tus muebles, multiplicado en las paredes y en miles de complementos de decoración. Ni wengué ni metacrilato: arrasa el espejo. Potencia la luz, y es absolutamente “cool”. Decorae.com te adelanta la tendencia del momento y cómo aplicarla en tu casa. ¿Pondrás un espejo en tu vida?

EN MUEBLES…

Qué. Muebles forrados de espejo.

Cómo. Elige piezas de inspiración clásica o neoclásica. Llévalas a forrar a un taller de vidirios o cómpralas hechas.

Dónde. Recibidor. Salón y comedor. Baño. Dormitorio principal, con cuidado.

Por qué. Los muebles forrados de espejo multiplican el efecto de la luz. Además, es una manera perfecta de dar una nueva vida a un mueble anodino. Y sobre todo: es lo más en decoración.

El plus decorae.com.El espejo con patina suma puntos y glamour. Atrévete con él. Para presupuestos limitados, un simple cubo de formica forrado en espejo es una mesa de rincón o centro cien por cien decó.

EN LA PARED…

Qué. Varios espejos colocados juntos.

Cómo. Espejos de tamaño mediano y pequeño. Un único “hilo conductor” en el estilo: por ejemplo, marcos rococós. No más de diez piezas… ni menos de cuatro.

Dónde. Recibidor. Comedor: sobre el aparador o buffet. Un baño grande.

Por qué. Tiene sabor, es una solución muy efectista para decorar un espacio amplio con poco presupuesto y refuerza el brillo y los destellos de luz.

El plus decorae.com. Trata de colocarlos formando figuras: una cruz (como en la fotografía), un cuadrado… Y con prudencia. Sobre todo, no decores con demasiados objetos el mueble sobre el que colocarás los espejos. Con los soldaditos de plomo o gatitos de porcelana la idea pierde glamour y se desliza peligrosamente a lo kitch.

EN LOS COMPLEMENTOS…

Qué. Cualquier objeto cotidiano en su versión espejo. Desde una cafetera hasta un vaso, pasando por un flexo.

Cómo. Mejor con diseños modernos o ultra-tradicionales, para evitar el efecto años setenta. Sólo un detalle por ambiente o estancia: si se repite el guiño pierde gracia.

Dónde. ¡En toda la casa! Por supuesto, en la cocina también.

Por qué. Una pequeña inversión que refrescará ese rincón de tu casa o dará un toque sofisticado a una mesa de fiesta.

El plus decorae.com. Lo más son los complementos en espejo… de colores. Elige el tuyo coordinado con la decoración de la habitación. Como el tono no será plano, sino que se refleja e irisa en el espejo, no hay riesgo de que resulte empalagoso.

SALON Y COMEDOR, APRENDE A SEPARARLOS

SEPARAR SALON Y COMEDOR

Por regla general, salón y comedor comparten el mismo espacio en casa. Si lo que quieres es individualizar estas dos zonas, dando a cada una el peso que necesitan nosotros te ayudamos a conseguirlo. Bien sea con simples trucos decorativos, o con propuestas más elaboradas te aconsejamos cómo conseguirlo.

PUERTAS CORREDERAS

Una opción muy utilizada en casas grandes es separar salón y comedor por puertas correderas. Conseguimos así independizar las dos estancias totalmente con sólo cerrar las puertas.

Recuerda que si colocas puertas empotradas podrás decorar la pared libre con mobiliario, y que para no restar luminosidad puedes colocar unas de cristal al ácido sustituyendo a la madera. La opción más chic: una gran corredera de sólo una hoja y lacada en blanco impoluto.

NUESTRO TOP 3.

Separar la zona del salón de la del comedor decorando también puede resultar muy sencillo. Te damos tres soluciones distintas para el mismo problema:

1. Coloca dos alfombras idénticas, una en la zona del sofá y otra bajo la mesa y sillas del comedor y crearás visualmente dos espacios distintos.
2. Utiliza la pintura como división. Si la zona de estar está pintada en tonos claros, elige un tono más subido (caldero, calabaza…) para la del comedor.
3. Separa con muebles. Dos butacas que den la espalda a la zona de comedor te ayudan a cerrar así la parte del estar. Ideal para salones reducidos. Si tienes más espacio haz lo mismo con un sofá o una consola de estructura ligera.

FALSOS MUROS

.

Colocar un falso muro de pladur es más sencillo de lo que parece y es muy adaptable a tus necesidades. Además como su grosor es mínimo te quitará muy poco espacio a ambos lados de la separación. Lo mejor es los puedes usar también en estancias reducidas porque le puedes dar la longitud que necesites.

Lo más: colocar un cristal translúcido en la parte superior del muro para no restar ni un ápice de luz.
Y recuerda que puedes utilizar también otros elementos que ya tengas en tu estancia para separar salón de comedor: columnas, dos alturas distintas o desniveles en el techo.

BIOMBOS

La ventaja de los biombos es su ligereza: no dan sensación de cerramiento, y te permite prescindir de ellos cuando no los necesitas. Además, hay un biombo para cada estilo y cada habitación. Decorae.com te recomienda los rústicos muy ligeros, con estructura en hierro y paneles de tela de visillo.

Y recuerda que también puedes apostar por las antigüedades y mueble oriental que ¡puedes comprar online! (en www.decorae.comwww.mueblesrey.com y www.tuco.net)